Cita previa en el 665 035 133

¿Y si tengo/tiene tdah?

Índice de contenidos

¿Ǫué es el TDAH y cuáles son sus características principales?

El trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) es un trastorno del neurodesarrollo que se caracteriza, principalmente, por tener en quienes lo padecen una conducta desatenta, hiperactiva e impulsiva. Si bien es cierto no se tienen porque dar los tres tipos de conducta, sino que, se pueden combinar.

La conducta inatenta puede observarse en:

  • Dificultad para concentrarse y terminar las tareas que empiezan
  • Cometer errores por la falta de atención
  • Sensación de que no escuchan
  • Dificultad para organizarse y gestionar el tiempo
  • Tendencia a que pierdan/olviden cosas por la falta de atención

La conducta hiperactiva puede observarse en:

  • Tendencia a juguetear o golpear con manos y/o pies
  • Levantarse en situaciones en que se espera que permanezcan sentados (por ejemplo: en clase o en el trabajo)
  • Corretear o trepar en situaciones en las que no resulta apropiado (por ejemplo: en un restaurante o en una reunión)
  • Puede parecer que los impulsa un motor (por ejemplo: son incapaces de estar o se sientes incómodos estando quietos durante un tiempo prolongado)
  • Con frecuencia hablan

La conducta impulsiva puede observarse en:

  • Con frecuencia responden inesperadamente o antes de que se haya concluido una pregunta (por ejemplo: terminan las frases de otros)
  • Con frecuencia les es difícil esperar el turno (por ejemplo: mientras esperan una cola o el turno de palabra)
  • Con frecuencia interrumpen a los otros (por ejemplo: se meten en las conversaciones, juegos o actividades, pueden empezar a utilizar las cosas de otras personas sin esperar o recibir permiso)

Además, estas características propias del TDAH influyen en gran medida en las funciones ejecutivas de aquellos que lo padecen, por lo tanto, en estas personas también es común que se encuentren problemas a la hora de:

  • Planificar situaciones en base a experiencias vividas en otros momentos
  • Regular sus propias emociones
  • Guiar y regular su propia conducta
  • Analizar, sintetizar y solucionar problemas

¿Cómo es el tratamiento en TDAH?

El objetivo principal del tratamiento debe ser la mejora funcional de la persona en las diferentes áreas de su vida: el ámbito social, el desarrollo académico y laboral, la regulación emocional entre otros. Dicho tratamiento para el TDAH tiene que ser individual, ya que, cada usuario puede presentar una variedad de síntomas diferentes. Sin embargo, aunque haya que tener en cuenta la individualidad del caso, los tratamientos más comunes son:

Tratamiento farmacológico

La evidencia científica pone de manifiesto que el uso de medicamentos destinados al tratamiento del TDAH es capaz de mejorar considerablemente algunos de los síntomas principales de dicho trastorno, así como mejorar funciones cognitivas, conductuales y sociales. Sin embargo, el uso de medicación podría conllevar a una dependencia de la misma y a un papel pasivo del paciente frente a la problemática, así como a los propios efectos secundarios de dicho medicamento.

Tratamiento psicológico

La terapia psicológica es la única intervención no farmacológica que se ha asociado también con beneficios estadísticamente significativos. Este tratamiento puede recomendarse cuando los síntomas son más leves y la persona no está dispuesta a medicarse o de manera complementaria a la medicación.

Dentro de los tratamientos psicológicos encontramos varios:

  • Terapia cognitivo-conductual: esta corriente de la psicología se centraría en modificar la conducta de la persona con Dicha modificación de conducta se llevaría a cabo a través de la psicoeducación tanto a padres como a hijos sobre el TDAH, se entrenaría a los padres a responder apropiadamente a las conductas inadecuadas y adecuadas de sus hijos, se establecería una economía de fichas, se utilizaría el tiempo fuera, etc. En definitiva este tipo de terapia se enfoca en el entrenamiento de las personas con TDAH y a sus familiares para mejorar las habilidades sociales, resolución de problemas, autocontrol, habilidades de escucha activa y manejo de las emociones, entre otros.
  • Terapia de aceptación y compromiso: algunas de las dificultades que surgen en personas con TDAH o en familiares de quienes lo padecen sería la imposibilidad de aceptar la condición así como intentar a toda costa evitar las emociones negativas que provocan en la persona al saber que tienen TDAH. Desde la ACT se trabajaría precisamente en aceptar lo que está ocurriendo y las emociones que eso genera en la persona. El objetivo que se conseguiría, por tanto, sería construir un amplio repertorio de flexibilidad ante lo que se siente y se piensa, permitiendo así que la persona pueda tener un papel activo en su vida y no dejarse llevar por la evitación de las

El TDAH en la vida adulta

Al ser el TDAH un trastorno del neurodesarrollo significa que no desaparece, aunque algunos de los síntomas sí que pueden atenuarse. Lo cierto es que durante la infancia y adolescencia es cuándo más afecta la problemática, de ahí que la mayoría de estudios e investigaciones se centran en estas edades. No obstante se pueden destacar las características más comunes en la adultez.

La conducta inatenta puede observarse en:

  • Dificultades de atención y concentración
  • Desorganización e incapacidad para crear una rutina de tareas y trabajos
  • Problemas para comenzar y terminar proyectos
  • Dificultades de gestión del tiempo
  • Mucha facilidad para olvidarse de las

Esto sería muy parecido a lo que viene ocurriendo en edades más tempranas.

La conducta impulsiva puede observarse en:

  • Terminar con las relaciones de manera prematura
  • Cambiar de trabajo en reiteradas ocasiones a lo largo de la vida
  • No tener paciencia para llevar a cabo diferentes actividades
  • Llegar a perder el control de las situaciones
  • Mayor probabilidad de consumir sustancias

La conducta hiperactiva puede observarse en:

  • Una actividad motora continuada
  • Horarios sobrecargados y, en algunas ocasiones, surrealistas
  • Escoger trabajos que le hagan estar más ocupado/a
  • Pueden llegar a convertirse en adictos al trabajo

De nuevo destacar la individualidad del caso, ya que, aunque estos síntomas sean comunes no tienen porque darse siempre ni tienen porque darse todos.

Sugerencias para adultos con TDAH

Si bien es cierto, un buen abordaje de la problemática desde edades tempranas hará que en la vida adulta la persona sea más capaz de manejar los síntomas. De igual importancia se considera tener en cuenta algunas indicaciones que facilitan el día a día de estas personas:

  • Hablar sobre TDAH → a veces puede llegar a ser un tema tabú o no aceptado por los demás o por la propia persona provocando esto mucho malestar en quien lo padece:
  • Compartir los sentimientos respecto al TDAH con personas de confianza que puedan brindar apoyo
  • Dar información a mi entorno sobre qué es el TDAH para lograr una mayor comprensión en mi contexto
  • Organización y gestión del tiempo → esto es muy útil para no olvidar las cosas pendientes o importantes y para ahorrar o no perder el tiempo:
    • Utilizar agenda o post-its para anotar citas
    • Colocar los objetos tendientes a perder siempre en un mismo lugar y a la vista
    • Realizar listas de objetivos diarios a cumplir e ir tachando conforme se vayan realizando
    • Utilizar alarmas que avisen de asuntos o tareas pendientes
  • Eliminación de distractores → es común que estas personas se distraigan con mayor facilidad, por lo que controlar el entorno dónde desempeño mi labor va ser clave:
      • Intentar que el espacio dónde se pasa mayor tiempo o se trabaja sea tranquilo y lo más ordenado posible
      • Utilizar auriculares con música relajante en caso de necesitar no prestar atención a ruidos de fondo
      • Tener los elementos esenciales que se necesitan a diario a la vista
      • No realizar más de una tarea a la vez

Reflexionando

Tener TDAH es una condición que hace en aquellos que lo padecen tener ciertas dificultades, pero es que ¿acaso no tenemos todos los seres humanos miles de conductas que a veces tampoco nos dejan actuar de manera funcional? La estigmatización y el uso de etiquetas en multitud de ocasiones solo sirven para señalar a la persona y hacerla sentir que no encaja, que es diferente causando esto una notable influencia negativa en la autoestima de estas personas. Ǫuizás habría que abarcar la concienciación de la población general sobre esta problemática (y otras) y no solo hacer referencia al tratamiento individual y a la adaptación del individuo a un mundo que no intenta adaptarse a él.

Referencias bibliográficas

Nieves-Fiel, M. I. (2015). Tratamiento cognitivo-conductual de un niño con TDAH no especificado. Revista de psicología clínica con niños y adolescentes, 2(2), 163-168.

Orjales, I. «Déficit de Atención con Hiperactividad. Manual para padres y educadores». Ed. Cepe. Madrid 1998.

Rebollo, M. A., & Montiel, S. (2006). Atención y funciones ejecutivas. Revista de neurología, 42(2), 3-7.

Rusca-Jordán, F., & Cortez-Vergara, C. (2020). Trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) en niños y adolescentes. Una revisión clínica. Revista de Neuro-Psiquiatría, 83(3), 148-156.

Vallejo Pérez, M. L. (2022). Propuesta de intervención: Programa para padres utilizando la Terapia de Aceptación y Compromiso.

Artículo escrito por: